facebook
instagram
twitter
youtube
linkedin

¿Cómo cuidarme en verano? 5 consejos saludables

El sol y las altas temperaturas hacen que nuestros hábitos sean diferentes en el periodo estival. Por supuesto, también en lo que respecta a nuestra alimentación, hidratación y prácticas deportivas. ¿Cómo cuidarnos en esta época del año? En este post te damos 5 claves para pasar un verano de lo  más saludable:

1.    Dieta equilibrada

En esta época en la que tanto apetecen alimentos frescos y ligeros, ¡te animamos a que aproveches para aumentar tu consumo de frutas y verduras! Te beneficiarás de su aporte de agua, vitaminas y minerales.

Para mantener una dieta equilibrada también puedes incorporar legumbres, frutos secos o cereales. Para añadir el toque proteico a tus platos, puedes utilizar también huevos y carnes blancas, como los productos de pollo y pavo.

En verano es aconsejable evitar las comidas copiosas, ¡aunque muchas veces en vacaciones es difícil! Aun así, te recomendamos que trates de mantener en la medida de lo posible tus hábitos alimenticios.

Y si te preocupa especialmente mantener una alimentación equilibrada en el periodo estival, en el enlace encontrarás algunos consejos para hacerlo.

2.    La vitamina A, importante en el verano

Para la salud ocular y para la regeneración y mantenimiento de la piel,  es importante mantener unos niveles óptimos de Vitamina A. Esta vitamina tiene un gran actividad antioxidante y se sintetiza a partir de Betacaroteno, precursor de la Vitamina A. Está presente en alimentos como las zanahorias, el tomate, el pimiento rojo, las espinacas, las acelgas y multitud de frutas, como la sandía, el albaricoque, el mango, la naranja o el melocotón.

3.    Hidratación

En verano, el calor y la humedad hacen que necesitemos estar algo más hidratados que el resto del año, ya que la pérdida de agua del organismo es mayor. Recuerda que el consumo de agua se sitúa en torno a los 2 litros, aunque depende de muchos factores (como la edad, el sexo o la masa corporal).

Es aconsejable que aproximadamente un 80 % de ese aporte provenga del agua, aunque si te cuesta beber, recuerda que existen algunos alimentos que ayudarán a hidratar tu cuerpo. Por ejemplo, las hortalizas, el yogur, frutas como la sandía y el melón, platos fríos como el gazpacho y el salmorejo o cremas frías.

4.    Ejercicio físico

¿Recuerdas aquello de que “las bicicletas son para el verano”? Actividades como salir a caminar, realizar estiramientos o, simplemente, adquirir el hábito de subir las escaleras a pie, te ayudarán a aumentar tu bienestar.

Esta época del año es perfecta para practicar deporte al aire libre, eso sí, evitando las horas de más sol y manteniéndote a la sombra. Puedes realizar ejercicios de diferente intensidad, como, por ejemplo, combinar el yoga o el pilates con running, tenis o pádel.

Sobre todo, mucho cuidado con la exposición al sol y, si te ejercitas al aire libre, no olvides el protector solar.

 

5.    Proteger la piel

Además de aportar las vitaminas necesarias para tu piel en verano, también debes protegerla con la aplicación de crema solar protectora, especialmente en la cara. Si has tomado el sol, es recomendable que apliques loción Aftersun, que puede ser diferente para rostro y para cuerpo.

Como la piel está algo más castigada en verano, recuerda seguir una rutina en tu rostro antes de acostarte, con leche limpiadora o mousse y, a continuación, una crema hidratante. En verano, se recomiendan fórmulas más fluidas para que la piel “respire”.

Y tú, ¿cómo has planeado cuidarte este verano? ¡Cuéntanos qué tienes previsto! 😊

Comparte este post en:

No hay comentarios

Publica un comentario