como preparar pollo

¿Sabes cómo preparar un pollo para cocinarlo?

¡Hoy comemos pollo! Así que vamos a conocer cómo preparar este alimento rico en proteínas y que resulta muy ligero y fácil de digerir, ¡al mismo tiempo que delicioso!

Aunque todo dependerá de la forma de cocinar el pollo, que influye bastante en su sabor y en su textura. Exploramos varias opciones como el pollo asado, en salsa, al ajillo o marinado.

El corte del pollo

¿Vas a comprar el pollo entero o ya cortado? Si vas a aprovechar el ave al completo para tus platos, tendrás que seguir los siguientes pasos para trocear bien el pollo:

  1. Separa el muslo de la carcasa para obtener los contramuslos. Puedes cortar más el muslo cortándolo por la articulación para obtener los jamoncitos.
  2. Separa las alas, que también puedes cortar en dos partes para tener las alitas.
  3. Para sacar las pechugas de pollo, realiza un corte longitudinal y sepáralas del hueso central.
  4. La pieza que queda es la carcasa, que veremos cómo se puede utilizar para caldo.

Formas de preparar el pollo

Pollo al horno

Una de las formas más deliciosas de cocinar el pollo es al horno. Es una forma perfecta de aprovechar un pollo entero fresco, ya que se cocinan bien todas las piezas.

Te recomendamos hacerlo con una base de patatas, que has de cortar a rodajas muy finas para que se cocinen bien. Serán la base en la bandeja de horno. Sobre ellas, colocaremos el pollo o simplemente piezas como los muslos. Todo ello lo debemos rociar con aceite de oliva, además de añadir algo de agua para que no se reseque. ¡Y al horno!

Y ¿has probado el pollo asado Aldelís? Si quieres tener este plato en poco más de 10 minutos y con la seguridad de que saldrá bien, prueba esta opción 😉

A la sartén o a la plancha

Es la forma más fácil y rápida de preparar el pollo. Cocínalo con un poco de aceite a fuego medio, dándole la vuelta hasta que esté completamente cocinado.

Empanado

El pollo empanado es uno de los mejores bocados, sobre todo, para los más pequeños. Lo mejor es empanar las pechugas de pollo frescas y fileteadas. Para ello:

  • Añade un poco de sal.
  • Enharina ligeramente las pechugas.
  • Sumérgela en huevo batida.
  • Reboza con pan rallado.

¡Y a freír! Si quieres llegar directamente a este paso, no pierdas de vista nuestras pechugas de pollo adobadas y empanadas.

Barbacoa

Para la barbacoa te recomendamos piezas como los cuartos de pollo. Puedes cocinar el pollo con un poco de aceite a fuego medio, dándole vueltas al producto hasta que esté completamente cocinado.

Pollo al ajillo

Para este plato tan típico como sencillo tendrás que comenzar por freír unos ajos pelados en abundante aceite. Retíralos y pasa a dorar el pollo (normalmente se utilizan piezas pequeñas como las alitas y los muslitos).

Si es necesario, quita algo de aceite. En la misma sartén, vuelve a juntar el pollo, los ajos y agrega una hoja de laurel. Entonces, añade un poco de vino blanco, remueve y tapa la mezcla durante unos 20 minutos.

Pollo marinado

El marinado es una técnica culinaria de conservación que se basa en dejar macerar el pollo con ingredientes como vinagre, zumo de limón, aceite de oliva o siropes. Si quieres inspirarte en ideas para marinar las pechugas de pollo, consulta nuestro post.

Caldo de pollo

Finalmente, también puedes cocinar pollo en forma de caldo, una forma estupenda de aprovechar el esqueleto de ave.

Pechugas empanadas, pollo asado, caldo, marinado en de limón… Y tú, ¿con cuál te quedas?

Comparte este post en:

No hay comentarios

Publica un comentario