alimentos vitaminas piel

Nos recuperamos del verano: vitaminas para la piel

En verano la piel y el cabello están mucho más expuestos a las agresiones exteriores como los rayos de sol o el agua salada. Para protegernos de estos factores utilizamos cremas y productos cosméticos a base de vitaminas como la Vitamina E o la Vitamina C. Pero ¿cómo pueden ayudarnos los alimentos para obtener las vitaminas que necesita nuestra piel?

Para cuidar al máximo nuestra piel no solo basta con hacerlo por fuera, sino que también es recomendable hacerlo por dentro, cuidando nuestra piel a través de los alimentos que consumimos. ¡Una buena alimentación que se reflejará en tu rostro!

La razón es que se puede ver afectada por la falta de determinadas vitaminas y minerales importantes para la piel (principalmente Selenio, Zinc y Cobre). Por eso, en este artículo, vamos a repasar las principales vitaminas que ayudan a cuidar y regenerar la piel y de qué alimentos podemos obtenerlas. Desde la A hasta la E, te presentamos las bondades para nuestra piel de estas vitaminas:

Vitamina A

El beneficio más conocido de la vitamina A es el de antioxidante y el de su apoyo a la visión. Pero también se encarga de la formación y mantenimiento de forma sana de la piel y las mucosas gracias al desarrollo de las células epiteliales.

La Vitamina A previene el daño celular y el envejecimiento prematuro de la piel. Es muy interesante ingerir productos ricos en Vitamina A también en primavera y durante el verano, puesto que preparamos a la piel para enfrentarse al sol y ayudamos a activar el bronceado.

La vitamina A se obtiene a través de lácteos, pescados y carnes como la ternera, el pollo o el pavo. Además, en vegetales y frutas característicamente de colores amarillos, naranjas, rojos y verdes (betacarotenos) como la zanahoria, el tomate o las acelgas.

Vitamina B

La Vitamina B ayuda a la formación de glóbulos rojos. En la piel, favorece a retrasar el envejecimiento, unifica el tono y regula la pigmentación.

Entre los alimentos que contienen B12 (considerada como vitamina antienvejecimiento) se encuentran el hígado, las almejas, los huevos, la leche y la carne. Destaca también la Vitamina B3 (niacina), que protege a la hora de tomar el sol. La encontrarás en alimentos como el hígado, carnes magras, pollo…

Vitamina C

Una de las funciones más importantes de la Vitamina C es la producción de colágeno, una proteína encargada de unir los tejidos conectivos (ocupan el espacio entre otros tejidos y entre los órganos). El colágeno protege de agentes externos, ayuda a la cicatrización y a prevenir la celulitis y la flacidez.

Encontrarás la Vitamina C en alimentos como los pimientos rojos, el perejil o el brócoli.

Vitamina D

La Vitamina D destaca por ayudar al cuerpo a absorber el calcio y por ser un potente antioxidante. El cuerpo produce la vitamina D después de la exposición al sol (recomendable de forma moderada) y también se puede conseguir a través de alimentos como los pescados grasos (salmón, atún, caballa…), hígado de res, queso, hongos o yema de huevo.

Vitamina E

Es una de las vitaminas que aparecen de forma más habitual en las cremas destinadas al rejuvenecimiento y a la belleza. La razón es que protege a nuestro organismo de los radicales libres que dañan las células de la piel y causan la degeneración de los tejidos.

Se encuentra en alimentos como los aceites vegetales, las nueces, las semillas de girasol, las espinacas y el brócoli.

Después de estos meses de calor, ayuda a tu piel a recuperarse con esta pequeña lista de vitaminas que se materializan en un gran surtido de alimentos repletos de beneficios.

Comparte este post en:

No hay comentarios

Publica un comentario