conservar carne nevera

Recomendaciones para guardar la carne en la nevera

¿Cómo conservar la carne en el frigorífico? ¿Cuántos días puede aguantar en la nevera? ¿Cuál es el recipiente o envoltorio más adecuado?

La carne es un alimento bastante susceptible a la contaminación bacteriana, por lo que es importante seguir ciertas pautas de conservación de los alimentos como mantener las neveras con carne a unos 4ºC. Es importante tener en cuenta que no todas las carnes son iguales: la carne picada es más susceptible todavía a esta contaminación, por ejemplo, por E.Coli, ya que su superficie en contacto con el aire es mayor.

En este post te contamos algunas buenas prácticas para conservar la carne en perfecto estado en la nevera y consumirla con todas las garantías.

De la tienda, al frigorífico

La cadena del frío nos preocupa especialmente cuando descongelamos. Pero lo cierto es que también hay que prestar mucha atención en el momento de la compra y de la conservación.

Simplemente, trata de acortar el tiempo que transcurre entre la retirada de la carne de la nevera de la tienda o supermercado y el de la conservación en el frigorífico.

Atención a la fecha de caducidad

En cuanto tiempos de conservación, el mejor consejo es guiarte por la fecha de caducidad. Encontraremos esta indicación en las piezas preparadas en bandejas, listas para meter al frigorífico o al congelador.

Esta carne suele conservarse mejor y más días que la carne a peso, puesto que el aire que entra en contacto con ella está controlado y la oxidación se ralentiza. Este es el formato de envase que utilizamos en los productos Aldelís. Están listos para cocinar y se evitan las manipulaciones extra antes de ser preparados.

Cuando hablamos de carne comprada a granel, hay que ser riguroso con los plazos para consumirla. La carne fresca debe ser consumida lo antes posible, idealmente en un plazo que no supere los cuatro días. Eso sí, si se trata de carne picada o de aves enteras, es recomendable cocinarla cuanto antes.

Almacenamiento adecuado en la nevera

Para no ensuciar la nevera ni contaminar otros alimentos, recomendamos guardar las piezas de carne en la parte inferior de la nevera. Así, ni la sangre ni el agua escurrirán. En cualquier caso, es recomendable guardar la carne comprada a peso en un recipiente limpio y cerrado herméticamente.

Dejar una pieza sin cubrir en un plato no es una buena idea. La razón es que es hay proteger la carne del contacto con el aire para evitar contaminaciones y una oxidación prematura. Además, evitarás los malos olores.

Los productos cárnicos que vienen envasados en bandejas o al vacío se pueden guardar así para una mejor conservación.

La temperatura adecuada

Asegúrate de mantener la temperatura de tu refrigerador a unos 4ºC aproximadamente para que la carne se conserve bien. Si vas a congelar, para la carne deberemos tener una temperatura de unos -18ºC.

Congela la carne sobrante

Si has comprado más carne de la que puedes consumir antes de su fecha de caducidad, opta por congelar. Podrás congelar tanto la carne cocinada una vez fría, la carne fresca a granel bien envasada y cortada y la carne en bandejas.

Y para descongelarla sin riesgos, recuerda la cadena del frío: del congelador irá a la nevera y cuando se haya descongelado, es recomendable cocinar lo antes posible.

¡Esperamos que estos consejos te sean útiles! Consumir la carne fresca sin riesgo es muy fácil siguiendo estas sencillas pautas. ¡Qué aproveche!

Comparte este post en:

No hay comentarios

Publica un comentario