medallon solomillo

¿Por qué comer pavo? Beneficios nutricionales de la carne de pavo

La carne de pavo es una de las carnes blancas más populares y apreciadas por sus beneficios nutricionales. Además de ser un carne baja en calorías y en colesterol, en este post te queremos acercar otros beneficios de este producto que no puede faltar en cualquier dieta equilibrada.

En este post ahondamos en los beneficios nutricionales de esta carne magra que se puede consumir en forma de solomillo, chuletas, embutidos y en una  gran variedad de preparados como albóndigas y hamburguesas. Sin ir más lejos, en Aldelís, disponemos de una amplia variedad de productos de carne de pavo, que puedes descubrir en nuestra página web.

Ahora, ha llegado el momento de revelar estos beneficios nutricionales  que hacen a esta carne ideal para cualquier persona que quiera seguir una dieta sana y equilibrada.

Valoración nutricional: 4 propiedades destacadas

Rica en proteínas

El pavo contiene 21,9 gramos de proteínas por 100 gramos de porción comestible. De esta forma, una pequeña ración como ésta puede suponer la mitad del aporte en proteínas necesario en una mujer (41 gramos/día) y una parte importante en el caso de los hombres (54 gramos/día).

Hay que destacar que las proteínas que obtenemos con el consumo de pavo y de otras carnes y pescados son las conocidas como de alto valor biológico. ¿Qué significa esto? Los alimentos de origen animal contienen los 9 aminoácidos esenciales que necesita nuestro organismo para funcional correctante, a diferencia de los de origen vegetal, a los que les suele faltan alguno de estos aminoácidos y por ese motivo hay que completarlos con otros alimentos.

75 % es agua

Gran parte del pavo es agua. De hecho, supone el 75 % de su composición.

Pocas calorías

Su alto contenido en proteínas no está reñido con el bajo aporte calórico. Es un producto bajo en calorías y en colesterol. Una ración de 100 gramos aporta unas 107 kcal., lo que la convierte en una carne muy recomendada para la dieta diaria y para regímenes de adelgazamiento. En el último caso, se recomienda consumirla fresca, mejor que en embutido, y quitando la piel, donde está la mayor parte de la grasa.

Vitaminas y minerales

Como micronutrientes, el pavo es fuente de minerales como el selenio, fósforo, zinc y potasio. En cuanto a vitaminas, destacan las del grupo B. Un ejemplo es la B3 o niacina, cuya ingesta recomendada diaria se cubre prácticamente con una ración de pavo.

¿Cuándo y cómo consumir el pavo?

El consumo de carne depende en gran medida del tipo de dieta que se lleve a cabo, pero las recomendaciones generales suelen coincidir en la ingesta de carne blanca (pollo, pavo o conejo) dos o tres veces a la semana y de carne roja no más de una vez.

El pavo no solo está reservado para la comida principal, sino que también podemos consumirlo, siempre en una ración moderada, en la franja de la tarde, cuando el organismo entra en fase de recuperación y demanda proteínas y grasas.

También podemos combinar las proteínas en el desayuno con fruta, lácteos y cereales. Una tostada con pavo o una pequeña ración en una tortilla puede ser una buena idea de incorporar esta carne por la mañana.

En cualquier caso, como siempre, recomendamos que la dieta sea equilibrada y variada, con una proporción adecuada de cada alimento. Y recuerda, ¡comer sano también puede ser delicioso!

Comparte este post en:

No hay comentarios

Publica un comentario