Confit de pato, una receta con toque dulce

¿Tienes predilección por las recetas de carne con un toque dulce? Si es así, probablemente conozcas bien el confit de pato y ya hayas disfrutado de esta tierna especialidad francesa. Si te gustaría incorporarlo a tu mesa en Navidad o en cualquier ocasión especial, en este post te explicamos cómo hacer el confit de pato y sus mejores guarniciones.

En el origen, el confit se utilizaba como método de conservación para la carne de animales como el pato, el ganso o el cerdo. Este proceso consiste en salar la carne y escalfarla en su propia grasa. Se trata de un método mucho más laborioso y largo que otros tipos de conservación, como el de salar o el de marinar.

Por eso, la mayoría de cocineros optan por comprar el confit de pato en lata o bien envasado al vacío, como el plato que proponemos desde Casa Matachín como producto confitado y pasteurizado.

Cómo hacer el confit de pato al horno

La gran ventaja de este plato es que es un producto gourmet que te permite trasladar la alta cocina francesa a casa sin necesidad de invertir mucho tiempo ni utilizar técnicas difíciles. De hecho, como la mayoría de las elaboraciones se realizan a base del producto ya confitado, tan solo es necesario hornearlo durante unos 15 minutos o calentarlo en el microondas durante 5. ¡Así de sencillo!

Si vas a realizar esta receta para alguna de las comidas o cenas de Navidad, te recomendamos optar por el horneado, ya que el pato queda mucho más crujiente. Y si quieres seguir sorprendiendo, te proponemos algunas de las guarniciones más habituales para este plato que, si algo permite, es dejar volar la imaginación culinaria.

Guarnición para el pato confitado: ¡piensa en dulce!

Si el muslo de pato confitado es ya delicioso por sí mismo, lo cierto es que la guarnición puede potenciar muchísimo su sabor y dar al plato el toque definitivamente sorprendente. ¡Te damos algunas ideas!

Frutos rojos

Arándanos, frambuesas, fresas troceadas en su versión fresca o deshidratada… Da un toque de color con los frutos rojos e intégralos, bien enteros o bien en una salsa. La salsa la puedes preparar con vino blanco, algo de azúcar para caramelizar y los frutos (enteros o triturados).

Pato a la naranja

¿Pato confitado a la naranja? Sí, existe, y además es fácil de realizar con una sencilla salsa. Para elaborarla tenemos que utilizar la piel de una naranja, una cebolla pequeña, 250 mililitros de caldo de pollo y 200 mililitros de vino Oporto.

Salsa Pedro Ximénez

La salsa Pedro Ximénez marida muy bien con todo tipo de carnes pero lo cierto es que conjuga a la perfección con el confit de pato. Para prepararla se utiliza también vino dulce del mismo nombre que la salsa, cebolla, caldo de pollo y una cucharadita de harina para espesar. Se le pueden añadir pasas.

Puré de patatas

La patata queda estupenda con el confit de pato junto a alguna de las salsas que hemos descrito anteriormente. Pero para este plato recomendamos, mejor que las patatas al horno, el puré de patatas, que combina estupendamente con la textura del ave.

Peras caramelizadas

Si te gusta la cebolla caramelizada te recomendamos que te atrevas con la pera cocinada con la misma técnica. Junto con patatas fritas, puede ser el complemento perfecto para tu confit.

Compota de manzana

Y si quieres continuar con la línea más dulce, puedes sustituir el puré de patatas por una compota de manzana, que puedes colocar al lado del muslo y combinar con salsas como la Pedro Ximénez.

Y hasta aquí nuestras recomendaciones para elaborar el muslo de confit de pato. Te animamos a probar con las originales guarniciones que te proponemos para no dejar indiferente a nadie en la mesa con el toque más dulce. ¡Un festín para el paladar!

Comparte este post en:

No hay comentarios

Publica un comentario