facebook
instagram
twitter
youtube
linkedin
cocidos

Tipos de cocido: ¿de dónde viene cada uno?

El cocido es sin duda uno de los platos estrella de la cocina española. Cada región tiene su particular forma de prepararlo y muchas zonas, como la comarca de la Maragatería o el municipio gallego de Lalín, dan nombre a sus propios platos, tan apreciados en la gastronomía del país.

En muchos hogares aragoneses se acompaña con borraja y en las cocinas catalanas se añaden ingredientes como la butifarra o los galets. ¿Quieres conocer los tipos de cocido más populares en España y sus particularidades? Desde el popular cocido  madrileño o  andaluz, hasta los cocidos típicos de la zona norte, con abundante carne de cerdo y verduras típicas (grelos, berza…). ¡Acompáñanos en este sabroso viaje de la gastronomía española!

Cocido andaluz

El cocido andaluz consiste en una sopa con legumbres y verduras, que se sirve primero y que va acompañadas de una fuente de carne, que puede incluir morcillo de vacuno, tocino entreverado y salado, hueso de jamón, longaniza… De este cocido es característico la famosa “pringá”, una masa con los restos de la carne, tocino, jamón o chorizo que se utilizan para untar en el pan.

Cocido castellano

El cocido castellano es un plato muy típico en muchas partes de la Meseta Central. Consiste en tres platos: la sopa que hace de entrante y luego otros dos con legumbres y verduras y un tercero con carne. Como carne se suele utilizar el muslo del pollo, el jamón, la morcilla, el chorizo…

Cocido madrileño

El madrileño es uno de los tipos de cocidos más populares, incluso internacionalmente. Este manjar se sirve en tres vuelcos, es decir, tres platos que se presentan por separado: sopa de fideos (entrante), garbanzos y verduras (primero) y carne (segundo). Estos dos últimos se suelen servir al mismo tiempo, aunque en bandejas separadas. Como característica particular, en algunas casas se añade la “pelota”, una bola de carne deshilachada del cocido mezclada con tocino y especias y frita con huevo y miga de pan.

Cocido maragato

¿Qué sucede si invertimos el orden de estos “vuelcos” de cocido? El resultado es el cocido maragato, típico de la comarca de la Maragatería, en León. Si bien tiene particularidades, es similar al cocido madrileño. Eso sí, se sirve comenzando por la carne, se continúa con los garbanzos y se concluye con la sopa. Así, si se queda algo en el plato, ¡será la sopa!

Cocido extremeño

El cocido típico de Extremadura se caracteriza por no tener apenas verdura. Aunque cuenta con unas carnes tan sabrosas como la de la gallina y la del cerdo ibérico (chorizo, tocino y morcilla). El resto del plato lo componen los garbanzos y la patata.

Cocido lebaniego

Ascendemos al norte para conocer el contundente cocido lebaniego, un plato tradicional del valle de Liébana (Cantabria). Se realiza con los garbanzos lebaniegos y con todo tipo de carnes (sobre todo, cerdo, y también ternera). Como particularidad, se suele acompañar de un relleno a base de miga de pan, huevo, tocino y chorizo.

Cocido gallego

El tradicional cocido gallego se solía realizar después de la matacía del cerdo, por lo que puede incluir lacón, costillar, oreja y, como no, chorizos. Es muy habitual añadir una pieza de ternera gallega, normalmente de aguja o de falda. Sin olvidar los grelos, las hojas de los nabos tan típicas en la zona. También es muy conocido el cocido de Lalín, que hace honor a la localidad pontevedresa de donde procede.

Cocido montañés

La particularidad de esta “puchera montañesa” típica de Cantabria es que no lleva garbanzos, sino alubias blancas. Incorpora compango (acompañamiento de chorizo, morcilla y tocino ahumado) y berza.

Cocido catalán (Escudella)

El cocido catalán se denomina Escudella i carn d’olla y destaca porque incorpora un ingrediente tan tradicional en la zona como la butifarra, además de una pasta especial para la sopa, los galets.

¡Y hasta aquí nuestro pequeño repaso de recetas de cocidos de España! (y estos son tan solo algunos…).

A la hora de elaborar este plato, recuerda que resultará mucho más ligero si cueces por separado los diferentes ingredientes: por un lado, carnes y embutidos; por otro, legumbres; y las verduras aparte. Si te decides a hacerlo, no dudes en utilizar nuestros deliciosos muslos de pollo o alitas Aldelís  y privilegiar la verdura para poder disfrutar de este contundente plato sin problemas en la digestión 😊

Comparte este post en:

No hay comentarios

Publica un comentario