facebook
instagram
twitter
youtube
linkedin
 

COMPROMISO NUTRICIONAL

ESTILOS DE VIDA SALUDABLE

 

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), una buena nutrición debe incluir una dieta suficiente y equilibrada combinada con un ejercicio físico regular que contribuya a una buena inmunidad y garantice nuestro desarrollo físico y mental, reduciendo nuestra vulnerabilidad a las enfermedades.

 

Todos nuestros productos pueden integrarse en dietas saludables. Nuestra materia principal, la carne de pollo y de pavo son un excelente aporte de proteína de alto valor biológico.

  

EL VALOR NUTRICIONAL DE LA CARNE DE AVE

 

En esa dieta equilibrada, la ingesta de proteínas para un adulto medio debe suponer al día entre un 10% y un 15% del aporte calórico total, según la Fundación Española de Nutrición. En este sentido, recomiendan que esta ingesta sea con proteínas de alto valor biológico como la carne y el pescado. Concretamente,  la carne blanca, como el pollo o el pavo, además de aportar proteínas de alto valor biológico, apenas tiene grasas saturadas y puede llegar a aportar entre el 46% y el 49% del valor diario de proteínas que necesita un adulto medio.

 

La carne de pollo y de pavo, además de ser una importante fuente de proteínas, lo es de vitaminas del grupo del complejo B como la B1, B3, B5, B6, biotina, B12 y de minerales como el fósforo, el potasio, el magnesio, el hierro y el zinc.

 

Es un excelente alimento para dietas hipocalóricas o con una actividad física alta además de  ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares y estimular el sistema inmunológico. Por todos estos motivos, es un alimento  idóneo para niños y ancianos por su fácil digestión.